Aproximación

Leyendo a Nisargadata, concretamente su libro más icónico Yo Soy Eso me he topado con una afirmación clara, sencilla y directa: El mundo Real está más allá de la mente. Como un aldabonazo, me han venido a la mente afirmaciones similares de Platón, Krishnamurti o el mismísimo Buda. En esencia, todas las tradiciones espirituales tratan sobre ello. Todas las teologías intentan explicar el intento de aprehender ese mundo tan anhelado. Decía San Agustín que es imposible meter el océano en un pequeño agujero hecho en la arena de la playa.
Como sabemos, sólo la experiencia directa es válida y transformadora. Pero ¿Cómo acceder a ella? Cuanto más intentamos acercarnos más se nos escapa y de pronto, si aparece, entendemos que es nuestra propia naturaleza la que emerge. La gran paradoja: por más que nos esforcemos no podemos conseguir ese estado y sin una intención firme tampoco vá a aparecer (en ocasiones sucede de manera espontánea, lo cual origina una serie de disturbios psicológicos graves al no estar preparados para recibirlo)
La firme intención de conseguir este estado es indispensable, como también un método y un acompañamiento adecuado. El método nos lleva a un programa de aplicación a nuestro día a día y el acompañamiento implica la figura de un apoyo por una persona o personas que hayan pasado por este tipo de experiencias. Estos tres factores van unidos a un mapa del viaje que vamos a realizar y un mantenimiento adecuado del vehículo del que disponemos (nuestro cuerpo-mente) Con estos cinco ingredientes estamos preparados para comenzar la aventura espiritual. Está lleno de peligros, no sabemos si vamos a llegar o no a un buen puerto o si vamos a sucumbir en el intento. O si tenemos la suficiente capacidad de aceptar nuestros fracasos cotidianos sin tirar la toalla.
En este momento, puedo ofrecer método, mapa y acompañamiento. Desde la experiencia acumulada y con toda humildad. Estoy en el camino y me queda mucho por aprender aún.
La determinación y el cuidado del vehículo lo pone cada uno.
Seguiré ahondando en estas cuestiones en próximas entradas.
Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *