Las Cuatro funciones de la meditación según Tich Nhat Hand

A muchos de nosotros nos llegan personas preguntando para qué sirve eso de meditar. Yo, que no me considero nada esotérico, suelo incidir más en el lado terapéutico. Otras veces nos enfocamos más en los beneficios que produce la práctica regular. Hoy, basándome en la visión sencilla que siempre nos ofrece Tich Nhat Handh, comparto las cuatro funciones básicas de la meditación tal como Thai las refleja. Son estas:
Detener, serenar, descansar y curar.
Comenta que a poco que nos observemos nos daremos cuenta de que estamos en guerra con nosotros mismos y que podemos iniciar fácilmente una guerra contra los demás. Detenerse quiere decir que podemos impedir que nuestros pensamientos, la energía de nuestros hábitos, nuestra falta de atención y las fuertes emociones nos sigan dominando.
La segunda función de la meditación es serenarnos. Cuando sentimos una fuerte emoción sabemos que es peligroso actuar y que no tenemos la fuerza ni la claridad para impedirlo. Para esto, la meditación nos enseña el arte de escuchar nuestra respiración y con ello permitir que nuestras emociones se vayan calmando. El proceso es el siguiente: Reconocemos nuestra emoción, aceptamos lo que estamos sintiendo, lo abrazamos con la consciencia y observamos qué es lo que realmente provocó nuestra emoción, obteniendo una visión clara de las causas y condiciones que la ocasionaron.
La tercera es descansar. Descansar sin ningún esfuerzo, dejarnos caer dejando que el cuerpo y la mente se relajen, sin luchar, sin intención de alcanzar nada. Nuestro cuerpo y nuestra mente tienen la oportunidad de curarse a sí mismos si se les permite descansar.
Detenerse, serenarse y descansar son las condiciones previas para la curación. Sino logramos detenernos el curso de nuestra destrucción seguirá en marcha.
Evidentemente, dado que nuestros hábitos y nuestra forma limitada de ver la realidad están muy arraigados, se necesita un periodo relativamente amplio para constatarlo. Por ello es necesario tener períodos de inmersión en la practica meditativa, retiros que nos permitan comprobar la efectividad de estas funciones.

Si estás interesad@, te recomiendo el Retiro Zen del Gran Corazón que imparte mi compañera Elena Villalba del 26 al 29 de agosto:  https://www.elenavillalba.com/retiro-zen-gran-corazon-agosto/

O el retiro de meditación Vipassana que dirijo del 2 al 12 de Septiembre: https://www.gendo.es/retiro-vipassana-septiembre/

Feliz día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *