Meditación y emociones

Sobre como tratar con las emociones, desde una perspectiva budista. La cita es de un importante maestro tibetano, Lama Yeshe:
“Si la emoción negativa ya ha surgido a la superficie, es quizá mejor expresarla de algún modo, pero sería preferible tratar de controlarla antes de que se haga fuerte. Evidentemente, si no se dispone de un método para tratar con las emociones negativas poderosas y se intenta reprimirlas en lo más hondo del corazón, pueden causar más tarde serios problemas, como una explosión de enfado que impulse a alguien a coger un arma y disparar contra la gente. Lo que enseña el budismo es un método en el que se examina dicha emoción con sabiduría y se digiere con la meditación, permitiendo que se disuelva. Expresar externamente las emociones negativas fuertes deja una impresión tremendamente profunda en tu consciencia. Este tipo de impresión hace que te resulte más fácil reaccionar otra vez del mismo modo dañino, con la diferencia de que, en la próxima ocasión, la emoción negativa puede ser todavía más poderosa. Esto establece una cadena kármica de causa y efecto que perpetúa tal comportamiento. Tienes que ejercitar, pues, la destreza y la capacidad de juicio cuando tratas con la energía negativa, aprender cuándo y cómo expresarla y, especialmente, saber cómo reconocerla antes de que se manifieste y digerirla con sabiduría”
Desde mi perspectiva como terapeuta considero muy valiosas las propuestas que nos llegan del budismo. Y como practicante budista entiendo que si obviamos las emociones contractivas (él las denomina negativas) sentarse a meditar no sirve de mucho.
En resumen, la meditación es una de las mejores herramientas que están a nuestra disposición si de verdad queremos dar un giro profundo a nuestra vida y abrirnos a una existencia más plena.
Un abrazo.
Feliz día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *