Mis carencias

Hoy he despertado en un estado lúcido. No se si se debe como resultado a la práctica de mis pasados días (salgo de un retiro), si es producto de una práctica de años o simplemente ocurre y ya está. No lo podré saber nunca. Y a la espera que este estado se diluya poco a poco, me siento a escribir y plasmar lo que estoy sintiendo.
Percibo que cuando me lo cuento o lo compro reiteradamente, el cuento más descabellado parece verdadero. El hecho que no sea real sea un mero auto engaño, pura ficción, no significa que no tenga un efecto demoledor en mí. Sólo cuando percibo la realidad tal cuál es me libero de su carácter limitante.
Me digo a menudo: Tengo carencias. Hay algo defectuoso en mí. De alguna manera, hay algún fallo estructural, una tecla que no funciona bien que me hace imperfecto. Observo alrededor y veo personas felices, otras no tanto, pero me sitúo en el vagón de cola de la humanidad. Siempre buscando, recorriendo el mundo y pagando grandes sumas para alcanzar a alguien o algo que nos dé las claves para arreglar este desaguisado.
La broma es que soy consciente que en realidad soy perfecto tal como soy, que todo lo que me ocurre tiene su sentido, que no hay nada que cambiar, por lo que la búsqueda es sólo parte de la trampa en la que vivo habitualmente.
Hoy simplemente me siento, respiro y suelto. Hago una pausa, me relajo y me abro. Y me comprometo a dejar que este estado me embriague. He aquí la clave de mi Lucidez.
Un gran abrazo.

Una idea en “Mis carencias

  1. Tomi Responder

    Aupa Gendo!!! Muchas gracias por compartir toda esa experiencia que vives. Te quiero, hermano, un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *