Hasta el cuello

La imagen no es mía, pero me resulta muy reveladora. Aparece en un libro de Anthony de Mello, un jesuita que me fascina, él y su obra también, muy recomendable.

Visualiza una piscina llena de mierda y un montón de personas en ella. La mierda les (nos) llega hasta el cuello. Hasta ahí todo normal. ¿Normal? Observa a tu alrededor y verás que no miento (espero que en tu caso no sea así, que tengas un nivel alto de felicidad). ¿Cuál es entonces nuestra preocupación principal? Cierra los ojos un par de minutos antes de contestar……

Bien, lo “normal” es que simplemente deseamos que no haya olas. Nos resignamos a permanecer infelices, atrapados, limitados y relativamente satisfechos porque así los excrementos están en un nivel aceptable. Y así hasta la muerte. Puro conformismo.

¿Por qué no le damos una vuelta a nuestra vida y salimos de la piscina? Siempre, ocurra lo que ocurra, estaremos mejor. Pero hay una fuerza que nos lleva a permanecer anclados, una obligación, justificación o pensamiento limitante que nos mantiene en el cieno.

El momento de dar el salto es ahora.

Feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *